Cadena de favores crítica película

Cadena de favores cartel películaDirección: Mimi Leder.
País: USA. Año: 2000. Duración: 122 min.
Interpretación: Kevin Spacey (Eugene Simonet), Helen Hunt (Arlene McKinney), Jaley Joel Osment (Trevor McKinney), Jay Mohr (Chris Chandler), James Caviezel (Jerry), Jon Bon Jovi (Ricky), Angie Dickinson (Grace)
Guión: Leslie Dixon; basado en la novela de Catherine Ryan Hyde.
Producción: Peter Abrams, Robert L. Levy y Steven Reuther.
Música: Thomas Newman. Fotografía: Oliver Stapleton.
Montaje: David Rosenbloom.Diseño de producción: Leslie Dilley.
Dirección artística: Lawrence A. Hubbs.
Vestuario: Renee Ehrlich Kalfus.Decorados: Peg Cummings.

El niño prodigio que rodó El sexto Sentido e Inteligencia Artificial, Jaley Joel Osment, y que ahora parece que se ha convertido en un bandarra, tiene en esta película el protagonismo de la misma, secundado por Linda Hunt y Kevin Spacey, en los papeles de madre y profesor respectivamente.

El profesor encomienda a sus alumnos un trabajo para el colegio. El trabajo que el niño, Trevor, decide hacer consiste en una pirámide en la cual, él hace tres favores a personas que lo necesitan, de tal modo que luego esas tres personas han de hacer lo mismo con sus semejantes, sean conocidos o no, creando a la postre una «cadena de favores», que supusiese un bienestar común, cambiando el mundo, al aportar cada uno su grano de arena (esa es la pueril idea que tiene el niño).

La madre del crío vive sola con su hijo, el marido alcohólico apenas los visita, y ésta tiene serios problemas con la bebida. El profesor tiene una vida tranquila, la cual cultiva con sumo esmero, alejado del mundanal ruido, y aún sintiéndose atraído por la madre del mozo, algo en su interior le retiene, no dejándole mostrarse como es. Más adelante nos enteramos del porqué y también de cual es la causa que haga que tenga la cara quemada.

El niño decide poner en marcha su trabajo, ayudando a un drogadicto, que vive en el barrio, a salir de las calles, dándole cobijo y dinero a escondidas, llevando así a cabo su «primer favor». Los otro dos favores los destina a su madre y profesor, con el fin de que ambos terminen juntos.

Mientras, a un periodista le llegan noticias de la existencia de esta cadena de favores: por medio de un preso encarcelado a quien adelanta la condicional a cambio de información y hace lo indecible para llegar al origen de la cadena. Esta investigación periodística tiene la finalidad de dar a luz un artículo para un periódico que luego alcanzará mayor repercusión pública, malográndose la película con un final ñoño e inesperado.

Es una historia sencilla que parte de la base de que para cambiar el mundo primero hemos de cambiar los que formamos parte del mismo y ayudar a nuestra manera a los seres humanos que tenemos más cerca (familia, amigos, compañeros de trabajo,etc). Cuenta con unas interpretaciones tanto de Spacey como de Hunt muy convincentes, inmersos los dos en el dramatismo de esta austera película.

Aparece Jim Caveziel (el marine en La Delgada Línea Roja , el Jesucristo de la Pasión o el terrorista de Déjà Vu) en un papel secundario al igual que Jon Bon Jovi dando vida al padre del chaval en un papel que además de secundario es irrelevante (Bon Jovi se puede decir que da el cante).

1 comentario en “Cadena de favores crítica película”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: