Charlie y la fábrica de chocolate crítica película

Charlie y la fábrica de chocolateDirección: Tim Burton. Países: USA y Reino Unido. Año: 2005. Duración: 115 min. Género: Aventuras, comedia, fantasía.
Interpretación: Johnny Depp (Willy Wonka), Freddie Highmore (Charlie Bucket), David Kelly (Abuelo Joe), Helena Bonham Carter (Sra. Bucket), Noah Taylor (Sr. Bucket), Missi Pyle (Sra. Beauregarde), James Fox (Sr. Salt), Deep Roy (Oompa-Loompas), Christopher Lee (Dr. Wonka), Adam Godley (Sr. Tevé), Franziska Troegner (Sra. Gloop), Annasophia Robb (Violeta).
Guión: John August; basado en el libro de Roald Dahl.
Producción: Brad Grey y Richard D. Zanuck.
Música: Danny Elfman.
Fotografía: Philippe Rousselot.
Montaje: Chris Lebenzon.

Tim Burton no deja de sorprender con cada película que hace. Me maravilló Big Fish, y en esta ocasión con Charlie y la fábrica de chocolate me ha dejado un regusto dulzón a cacao con azúcar. Adapta en esta ocasión el libro multimillonario en ventas de Roald Dahl, del mismo nombre.

Su torrente imaginativo se plasma de manera espectacular en este fascinante cuento de final feliz, en el cual cinco niños tienen la suerte de pasar un día en la fábrica de Wonka, maestro chocolatero de prestigio mundial.
Buena parte del gran resultado obtenido Burton se lo debe a su director de fotografía Philippe Rousselot (Constantine, Big fish, Antwone Fisher, El sastre de Panamá, Instinto, Capricho, Titanes: hicieron historia)

Los niños afortunados son aquellos que encuentran dentro del envase de las chocolatinas wonka un papel dorado y Charlie tiene la inmensa fortuna de ser uno de esos cinco niños; uno es un alemán regordete que come compulsivamente, otra es una campeona del mundo masticando el chicle tan repelente como su madre, otro niño atesora una inteligencia especial, es aficionado a los videojuegos y es un sabelotodo odioso, la cuarta es una niña antojita que quiere todo lo que ve y cuyos papis ceden a sus caprichos sin oponer la menor resistencia. Charlie es el único de los cinco niños que es normal. Es un niño que malvive en casa con sus padres y con sus cuatro abuelos. Una casa inclinada de pequeñas dimensiones para tanta prole de gente. Una familia sin recursos a la que Wonka toca con su varita mágica.

Charlie y la fábrica de chocolate

Una vez dentro de la fábrica Wonka les hace de anfitrión enseñándoles las distintas partes de la fábrica. Se plasma la poderosa imaginación de Burton creando unas sugerentes imágenes en las que no falta de nada; ascensores que se mueven en todas las direcciones, cascadas y ríos de chocolate líquido, teletransportadores, ardillas que pelan nueces y los Oompa-Loompas, mano derecha de Wonka. Los números musicales que estos llevan a cabo son muy divertidos, con unas coreografías graciosísimas en las que tocan todos diversos géneros musicales, de la música de baile discotequera hasta el rock duro y explican con sus letras, las actitudes reprobables de los niños que han tenido la fortuna de poder visitar la fábrica.

Burton aprovecha este cuento para tocar de refilón algunos temillas; desaprueba el consumo masivo de la televisión, castiga a los niños malos y recompensa en cambio al niño solidario y desprendido que mira por los suyos, ensalzando la figura de la familia.

En la película intervienen Christopher Lee que interpreta al padre de Wonka. Helena Bonham Carter es la madre de Charlie.
Johnny Deep forma un tándem con Burton que funciona a la perfección ( trabajaron juntos en Eduardo Manos tijeras, Sleepy Holow, Ed Wood) Cuesta imaginar a otro actor que no sea Deep, en el papel de Wonka. Da la impresión de que cuando Burton escribe una historia sabe que Deep le dará forma, hará suyo el personaje, merced a sus dotes de mimo y a una excentricidad necesaria para entrar, aunque sea de hurtadillas en el reino de la infancia.

Película que entretiene y divierte a partes iguales. Burton demuestra que está en plena forma y que sus reservas creativas siguen intactas.

IMDB
Web Oficial

Advertisements

3 comentarios en “Charlie y la fábrica de chocolate crítica película”

  1. Deberías ver la anterior versión «El maravilloso mundo de Willie wonka» con gene wilder, y verás que Burton no es tan genial como pudiera parecer; o al menos en esta película podía habese esforzado algo más.
    la antigua es mucho mejor narrativamente, y sólo tiene como handicap frente a la de Burton los medios técnicos.
    por cierto, las canciones de la antigua sí que son buenas.
    No obstante, los temillas que toca la película de refilón, como tu dices, ya estaban en el libro de Dahl; en esta ecuación el único genio de verdad.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: