Creepshow 2 (Michael Gornick, 1987)

Después de ver hace poco el clásico de terror de los 80 de Creepshow, en el que se juntaron las carreras de 2 maestros del terror como George A. Romero y Stephen King, me quedé con la mosca porque este no era el Creepshow que yo recordaba.

Realmente las historias que recordaba eran las de esta segunda parte, a mi parecer mejor hecha, aunque perdiendo un poco esa «cutrez» en parte buscada. En este caso está todo mejor rodado, las interpretaciones son algo mejor, pero estamos comparando con lo que estamos comparando, que nadie se espere nada magistral. Eso sí, al revés que en el primer caso, en esta ocasión no hay rostros desconocidos entre los actores que se hiceran famosos después. Aquí son 2 actores ya reconocidos los que hacer un par de personajes en su vejez: George Kennedy y Dorothy Lamour.

Excepto, eso sí, Stephen King, que vuelve a aparecer, haciendo en esta ocasión de camionero y con un papel mucho más pequeño para nuestra felicidad.

Como podéis imaginar, Romero y King siguen implicados en esta entrega. El guión está escrito por Romero y se basa en las historias salidas de la cabeza de Stephen King. Pero la dirección se la dieron al director de fotografía de la primera, Michel Gornick, otro de esos expertos en obras de King, que su bibliografía da para mucho. No parece haberlo hecho tan mal.

Mi gusto por esta película es más emocional que artístico, lo confieso, así que no voy a recomendar a nadie con una edad mayor a los 12 años y el mínimo gusto cinéfilo que la vea.

Prologo

A lo largo de la historia y como separación entre ellas hay una pequeña historia de abusones y de nuevo el protagonistra es el el niño Billy. Excepto un pequeño tramo al principio y al final, esta historia es de animación. Como curiosidad al monstruo «The Creep» que cuenta los relatos y esta historia reparte los comics, lo interpreta Tom Savini. A algunos el nombre no os dirá nada, pero es un clásico en las películas de Tarantino y sobre todo os puede sonar por su papel en Abierto hasta el Amanecer donde su personaje era «Sex Machine», el que llevaba en sus partes un pistolón.

En verdad en sus inicios se dedicaba al maquillaje y los efectos especiales e interpretó al monstruo en aquella primera entrega de Creepshow, manteniéndolo en la segunda. Fue el creador de los efectos de mordiscos en las películas de zombies de Romero y aunque fuera Tarantino el que le puso rostro, ha sido también asiduo de Dario Argento y Tobe Hooper. Está claro que el cine de terror fue lo suyo durante muchos años.

Volviendo a esta pequeña historia, trata sobre los típicos abusones, que tratándose de estas películas se llevan su merecido. Se da la curiosidad de que las plantas que el niño hace que ataquen a los abusones, realmente se vendían en la revista Creepy a la que estas historias rinden homenaje.

El Viejo Jefe Cabeza de Madera

El viejo jefe cabeza de madera

Esta historia la recordaba perfectamente de haberla visto en algún momento en la televisión, es posible que de madrugada, hace muchos años.

Como no olvidar a ese viejo Jefe Indio de madera que desde un primer momento parece estar vivo y se le notan pequeños movimientos, así como el cuidado que le presta su viejo dueño, casi más que a su anciana mujer. También el indio que les atraca y su pelazo son de los que se te quedan en el subconsciente.

Una vez más, la historia es la de unos atracadores que deberán de pagar por lo que le hacen a la vieja pareja a la que han atracado. En esta ocasión es el viejo Jefe Indio Cabeza de madera el que vengará a su dueño y de forma especial tomándola con uno de su propia tribu.

En la historia prevés en todo momento lo que va a pasar, pero eso no le resta emoción e intriga de como se van a suceder los hechos. Los movimientos del jefe indio podrían estar un poco mejor llevados, pero un remake de este capítulo con efectos digitales para que cobre vida le quitaría gracia.

Como he dicho en el inicio, los actores que interpretan a la anciana pareja son George Kennedy (ganó un Oscar en el 68 por La Leyenda del indomable) y Dorothy Lamour, una pareja de los años del Hollywood dorado que es un lujo tener aquí, en su única colaboración juntos.

La Balsa

Dobles parejas en la balsa

Este es otro de los segmentos que recorda muy vívidamente. La historia es la de una doble pareja de jóvenes que van a un lago perdido en la montaña y según llegan nadan hasta una balsa que hay en el medio. Una masa viscosa parece en un primer momento acecharlos hasta que se dan cuenta de que es un extraño ser vivo que les ataca.

La historia no mucho más que un poco de terror viscoso y algún mínimo calentón juvenil. Tiene también tensión por saber lo que pasará y un final un tanto absurdo que tiene su gracia.

Es un terror naif como toda la saga y unas interpretaciones que no pasarán a la historia.

Se dan algunas curiosidades como la camiseta de la universidad de la chica que en la que aparece la caja misteriosa de Creepshow 1.

El autoestopista

El autoestopista

La parte que menos recordaba y la que me parecido también más floja.

No se si calificarla como terror cansino o comedia negra, sin pretender hacer un juego de palabras. Nos cuenta la historia de una ejecutiva adúltera que de camino al trabajo tras dejar a su amante atropella a un autoestopista cuyo cadáver, bien por causas sobrenaturales o más bien por culpabilidad la persigue hasta llegar a pagar, a su manera, su culpa.

También olvidable y una historia algo más vista, pues recuerda mucho a Sé lo que hicisteis el último verano.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: