[Crítica] El juego del calamar (Netflix)

El (pen)último pelotazo de Netflix del que todo el mundo habla y ha visto, El Juego del Calamar. Una historia ya vista, de los llamados «Battle Royale», ya que fue la película japonesa del mismo título, la que allá por el lejano año 2000 puso de moda este tipo de películas. Viene de Corea del Sur y deja patente una vez más que la industria del audiovisual ha cambiado.

La serie más vista de Netflix

Quería hablar de esta serie, que he acabado de ver estos días y que ha sido una revolución en cuanto comentarios, pero parece que ya llego tarde, y el fenómeno del momento ya tiene otro nombre, puede que otra plataforma y seguro que otro estilo.

Es algo recurrente y que cada vez vemos más a menudo, nombrar una serie como la más vista de la historia, oír hablar de ella en todos los mentideros de internet, redes sociales e incluso corrillos del parque.

Pero al ser cada vez más común, es también menor el tiempo que duran en el candelero. La moda pasa más rápido de largo por estas películas o series, en el mayor de los casos.

Polémicas aparte

Pero en el caso de El Juego del Calamar además ha habido varias polémicas que han avivado las brasas que lo han hecho subir, cual globo aerostático impulsado por el aire caliente.

Incluso en las noticias de las principales televisiones hemos oído hablar de los colegios en los que se ha tenido que dar un toque a los padres para que no dejaran ver la serie a sus hijos, que luego reproducían en el patio los mismos juegos con la misma mala saña. ¿Será cierto?

En lo cinematográfico se le ha acusado también de plagio o al menos parecerse mucho a cosas ya vistas. As the Gods Will, Alice in Borderland, Los juegos del hambre o Battle Royale que apuntaba antes, pero incluso Stephen King lo comparó con sus obras de El Fugitivo (que tuvo peli protagonizada por Arnopld Schwarzenegger) y La larga marcha, a las que sin duda recuerda.

En las malas praxis tuvieron que eliminar escenas con algún teléfono real a cuyo propietario no dejaron de llegarle llamadas y en España se le echó en cara que para los subtítulos se usara la llamada traducción automática posteditada, suyos resultados no son lo mejor del mundo y precariza el sector de las traducciones. Básicamente es traducir de forma automática y que alguien no experto lo revise un poco por encima.

Se le ha acusado también de violenta, supongo que por gente que no ha visto mucho cine coreano, de misógina (no por común podamos decir que no existe), de muchos fallos de raccord y continuidad (que vean La noche de… en ETB2 donde suelen recopilar estos gazapos y los tienen todas), de tener imágenes que provocaban ataques epilépticos (lo llevo oyendo de toda la vida, busque el hipnosapo) y lo que me parece más surrealista, de aumentar el consumo de ancho de banda de internet en Corea del Sur porque toda la gente se puso a verla como locos. Es de ídem. Bueno, y que los chinos se han sentido ultrajados por los uniformes verdes de los concursantes. Alguna me dejaré o vendrá después de escribir esto, seguro.

De qué va El Juego del Calamar: Personajes

Siento empezar así, pero los personajes de las películas coreanas, me parece que les falta un hervor. Todos gesticulan y hacen pantomimas y aspavientos para hablar o para contar cualquier cosa. Es algo recurrente en todo lo que viene de Corea del Sur.

En El Juego del Calamar me sobran los dos primeros capítulos, en los que les falta ir «al turrón» y te pretenden presentar a unos personajes con los que, yo al menos no empatizo y de los que no conozco más detalle del que ya podría saber con medio capítulo.

Al prota ya lo tenemos claro desde el principio, un perdedor, asqueado de la vida, que es un desastre en lo personal, laboral, familiar, económico… vaya, una presa fácil para proponerle un juego en el que su vida, que no vale nada, esté en juego.

El resto de personajes más de lo mismo, son todos gente a la que una buena suma de dinero les sacaría de su miserable vida y si la pierden, pues tampoco se ha perdido tanto. Poca gente los echará de menos o se librarán de una vergüenza o mala vida.

El grupo de personajes de El juego del calamar con sus chandals verdes

De qué va El Juego del Calamar: Historia

Y la historia va de eso, de almas perdidas a las que una extraña sociedad les capta para jugar a algo que no saben aún muy bien lo que es, a cambio de ganar una buena suma de dinero.

Claro que acaban por descubrir que la suma de dinero es mucho más cuantiosa de lo que imaginaba, pero perder en los juegos supone perder la vida. Se dan cuenta de ello cuando comienza el primer juego, lo que nosotros llamaríamos la gallinita ciega, en la que se hace una escabechina y se llevan por delante a la mitad de los jugadores.

De esas ejecuciones y de guiarlos se encargan una serie de guardias con buzos naranjas, muy al estilo de La Casa de Papel, que tampoco sabemos muy bien qué les mueve a hacer lo que hacen o de donde han salido.

Una de las tramas secundarias es la de un policía que se infiltra entre los guardias para buscar a su hermano, en una parte de la serie que es poco creíble y que tiene un final un tanto confuso o al menos sin mucha chicha.

Pero a partir de ese momento del primer juego, la historia transcurre igual, con la psicología de los personajes en juego, no sabiendo en cada momento qué es mejor, seguir jugando o irse y perder el premio pero mantener la vida o seguir jugando.

Y en los juegos, tampoco saben con quien aliarse, quién será un mejor compañero de juego, o rival más asequible. Tendrán que ir por libre, hacer equipos, parejas,… hay que ir viendo cada uno de los seis juegos para descubrirlo. Además de intentar mantenerse con vida también en los momentos entre juegos.

En realidad como decíamos la historia no es nada que no se haya visto antes y el desarrollo tampoco tiene nada de especial. Está la cosa de saber quién y porqué han hecho el juego. Qué ganan o qué quieren demostrar. Turbios negocios se entremezclaran con los juegos en si, pero no veo ni que la trama principal ni que las secundarias tengan mucha enjundia, no acabo de ver el porqué del éxito de la serie, fuera de polémicas y marketing.

Segunda parte de El Juego del Calamar

Y a todas las cosas negativas se suma estirarlas como un chicle. Porque aunque podría parecer el que llegue a verla hasta el final, que la cosa podría tener un final más o menos cerrado, o que al menos cumple con la honradez, pero no. Ya se ha confirmado, estos días, que habrá segunda parte.

Como con otras series será rizar el rizo, estirar lo inestirable y o bien repetir lo mismo, algo que se podrían ahorrar, o cambiar de tercio manteniendo algunos de los personajes, para lo que bien podrían hacer una serie nueva. Veremos lo que da de si la saga. De momento para Halloween ya ha tenido éxito.

Nuestra puntuación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: