Diamond Flash (Carlos Vermut 2011)

Director:Carlos Vermut
Guión: Carlos Vermut
Fotografía: Carlos Vermut
Montaje: Carlos Vermut
País: España
Año: 2011
Género: Thriller existencial
Intérpretes: Ángela Boix, Miquel Insua, Klaus, Rocío León, Eva Llorach, Victória Radonic, Ángela Villar, Petra del Rey, Alba Guerrero, Miguel Noguera, Micaela Quesada, Teresa Soria Ruano, Javier Botet, Maria Cuéllar
Duracion: 128 minutos

Si de una película los críticos comienzan diciendo que no saben muy bien cómo definirla, cómo clasificarla, es que nos encontramos ante algo inasible, líquido, gaseoso, deconstruido, transfronterizo, ambiguo, sugerente y cuantos calificativos se les ocurran, que el idioma castellano es rico.

Diamond Flash es la opera prima de Carlos Vermut proveniente del mundo del cómic, y lo claro, evidente y palmario es que tras verla quien suscribe se ha quedado en standby un buen rato, tratando de encajar las piezas del puzzle, de buscarle sentido a todo lo visto, si bien, como sucede con ciertos libros, y con la vida misma, lo importante y trascendente es el durante, y no tanto el resultado o final. Como una declaración de intenciones una de las protagonistas detesta a esos que quieren entenderlo todo, buscarle a todo un por qué, sin entender que no sabemos nada, ni tenemos porque entenderlo todo, algo que ya Pessoa dejo claro en su Libro del desasosiego.

Lo patente es que el trabajo actoral, mayoritariamente mujeres, es soberbio. Cada cual en su papel lo borda, ya sean las secuestradoras, la madre cuya niña desaparece, la mujer cuya pareja la maltrata, o la argentina que quiere a su lado un hombre que la haga reír.

Como me sucedió cuando vi Tesis, hay flotando en el aire, algo sucio, turbio, desasosegante, que a veces el cine logra transmitir, que sale de la pantalla y hace enrarecer nuestro ánimo, haciendo fuerte nuestro desasosiego. Diamond Flash logra todo esto pero de una manera mucha más enriquecida, potente, expandida, que Tesis. Va más allá de lo visto otras veces. ¿Cache, de Haneke?. Algo de eso hay.

El argumento por tomar algo de tierra y bajar de las nubes de la retórica, consiste en una niña que desaparece en una excursión escolar. Violeta, la madre precisa de una foto para darle al policía que investiga, cuando descubre que no tiene más fotos de su hija que las que le hizo cuando tenía pocos años. Luego aflorarán los traumas infantiles de Violeta, con sus padres, con su hermano, más preocupada esta en saldar deudas con el pasado que en arreglar su incierto presente. Luego vemos a Elena víctima de malos tratos que no quiere denunciar a su pareja, y que para justificarlo ante su amigo le cuenta una historia fantástica. Vemos luego a la niña secuestrada en un edificio abandonada donde dos amantes Juana y Lola se aman y zahieren a partes iguales, entre acusaciones, reproches, justificaciones, masturbaciones orales, y requiebros sentimentales.

Como broche, Enriqueta, una mujer de rostro perturbador, que se reconoce bruja, sin ser creída por cuantos hombres se citan con ella, la cual quiere que la hagan reír, lo cual resulta curioso viendo la cara de palo que muestra la muchacha.

Las presencias masculinas son mínimas, más allá del hermano de Violeta y del superhéroe del film.

En la búsqueda de titulares pomposos de esta película oiremos parabienes increíbles, y al mismo tiempo, y por contra descréditos de todo tipo. Lejos de especulaciones estériles, Diamond Flash es una película interesante, entretenida, desconcertante y recomendable, donde el suelo tiembla y tremola bajo un suelo firme cuajado de incertidumbres. Un firme devenido en arenas movedizas donde nada hay previsible y la expectación es total. ¿Se puede pedir más, en una sociedad marcada por una cultura esterilizada, envada al vacío y con fecha de caducidad?.

Carlos Vermut
ejerce de Juan Palomo pues dirige, guioniza, y se encarga del montaje y la fotografía de la película. Lo trascendente no es esto, lo importante es que todo lo hace bien, porque los diálogos son precisos, certeros, concisos, la fotografía es magnética y el montaje tiene un ritmo endiablado que hasta los momentos más calmos, resultan trepidantes.

De momento la película solo está disponible en el portal de cine Filmin.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: