Dolor y gloria (Pedro Almodóvar)

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Título original:Dolor y gloria
Año: 2019
Duración: 108 min.
País: España 
Dirección: Pedro Almodóvar
Guion: Pedro Almodóvar
Música: Alberto Iglesias
Fotografía: José Luis Alcaine
Reparto: Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia, Julieta Serrano, Nora Navas, Asier Flores, César Vicente, Raúl Arévalo, Neus Alborch, Cecilia Roth, Pedro Casablanc, Susi Sánchez, Eva Martín, Julián López, Rosalía, Francisca Horcajo

Ayer tuve ocasión de ver Dolor y Gloria de Pedro Almodóvar. Constato con cada película cómo Pedro va depurando su cine, estilizándolo (Alberto Iglesias con la música, José Luis Alcaine en la fotografía) pero sin perder un ápice de su esencia. Dolor y Gloria es un título muy oportuno, ya que por una parte la gloria de Pedro está ahí, su reconocimiento mundial, pero a su vez la otra cara de la moneda es el dolor, ligado a toda clase de enfermedades y dolencias que convierten el día a día de Pedro en un calvario de pastillas y medicamentos.

La película es autobiográfica y Pedro hace hincapié en determinados temas que paso a detallar. De niño, muy entrañable es la relación con su madre, cuando se trasladan a vivir en un cueva para estar al lado de su padre, quien pasará más tiempo en el bar que con ellos, o trabajando, ya descubre el punzón del deseo cuando ve a un hombre desnudo y esa imagen le produce fiebre, acaloramiento, como si hubiera sufrido un súbito golpe de calor.

Vemos también la relación con su madre, la cual le recrimina que saque a sus vecinas en sus películas y la cual, cuando ya está en las últimas le pide que la lleve a morir al pueblo, deseo que Pedro no podrá cumplir y que será otra cosa más que lo torturará. Vemos el día a día del director, y cómo le afecta el bloqueo creativo, tal que cuando no quiere escribir nada su vida entra en vida muerta, abandonándose a las drogas, como la heroína.

A su vez quiere el director manchego arreglar el pasado y lo consigue ofreciendo a uno de aquellos actores a los que en su día denigró una obra suya para que el otro la haga suya y se lleve todos los honores.

La historia se desgrana entre el pasado y el presente, abundando más en el segundo, en el cual Pedro tendrá oportunidad también de restablecer el contacto con un amor de su juventud, aunque ambos saben que segundas partes nunca fueron buenas, y lo dejan por tanto correr.

Dolor y Gloria resulta precisa y contenida también emotiva, sutil, y en ello tiene mucho que ver la gran interpretación de Antonio Banderas que se mete en la piel y en el cuerpo de Almodóvar para mostrarnos su dolor, aquel que oscurece toda gloria.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario