Elvis Crítica película

Una de las últimas modas que ha llegado a Hollywood, al que siempre tildan de falto de ideas originales, es la de los biopics de cantantes. Musicales que nos cuentan la vida, más o menos edulcorada de las grandes estrellas a las que todos conocemos y que a la gente les interesa. Lo que hace que vayan a las salas de cine, que es lo que quiere la industria. Y ya los cinéfilos también, si nos ponemos.

Me gustan este tipo de películas, a pesar que se todas parecen estar cortadas por el mismo patrón. Pasan de puntillas sobre los aspectos más sórdidos de la estrella en cuestión, se buscan un malo (o dos) que le haga de contrapunto y sea la causa de todos sus demonios y malas decisiones y como el tiempo para una película es el que es, se saltan algunos aspectos de su vida, como si no hubieran existido, pero si te los conoces, ves algún indicio, como si lo hubieran rodado pero luego para acortar lo hayan quitado del metraje final.

En este verano el turno le ha tocado al Rey del RockAndRoll, Elvis Presley. Y como es El Rey, la película lleva directamente su nombre, no el de alguna de sus obras, como la Bohemian Rhapsody de Queen o la Respect de Aretha Franklin. No hubiera estado mal un título como Suspicious Minds, pero creo que los milenials, por alguno con el que he hablado, no son muy fans de Elvis, y si encima les pones el título de alguna canción, que aunque hayan oído mil veces no les diga nada, no irán a ver la película, así que el título es parte de la campaña de marketing, que así se hace sola.

La película sobre Elvis Presley tiene como protagonista, curiosamente, al que fue su mánager, el Coronel Tom Parker, al que interpreta un Tom Hanks haciendo el papel de siempre, pero con maquillaje y latex para parecerse al personaje original. Algo muy del gusto de la Academia de Hollywood y que te da muchos puntos si quieres llevarte el Oscar.

Elvis y el Coronel Parker
Elvis y el Coronel Parker

Es él el que cuenta la historia y es él el malo de la película, aunque el propio personaje intenta desmentirlo. La historia no lo hizo así y al parecer tuvo mucho que ver en su muerte y en que no ganara tanto dinero como debiera, que el coronel tampoco se quedaba, ya que lo dilapidaba en juego. Los contratos millonarios que le ofrecieron a Elvis en sus últimos días y que le hicieron no salir de Las Vegas, eran una apuesta segura, porque ese dinero que se pagaba en Las Vegas, se quedaba en Las Vegas.

El actor que interpreta a Elvis es Austin Butler y consigue darle esa aura de gran estrella. Lo cierto es que a los nacidos en los 70 nos queda un poco lejos la figura de Elvis y solo la conocemos por el mito, además de que la recreación que hace la película de los 60 sobre todo, en Estados Unidos se nos queda también muy difuminada. Sobre la filmografía de este actor, confieso que no lo conocía (aparecía en la Érase una vez en Hollywood de Tarantino), quizás si eres adicto a las pelis y series de Disney te suene su cara. No en los primeros puestos, pero en las quinielas para los Oscars del 2023 ya está situado.

Volviendo a los tópicos de estas películas, por ejemplo una de las partes que se saltan a la torera es la de sus películas. Lo resumen con una frase del coronel que dice algo así como «Hacíamos más películas y rodábamos más rápido» y con eso reducen a la nada la casi década que El Rey estuvo haciendo 3 películas al año, de dudosa calidad y beneficios rápidos. Tampoco se detienen mucho en sus adiciones que acabaron por matarlo o en los últimos y decadentes años. Pero en el último concierto que se ve, donde la recreación para a imagen real de Elvis Presley le dan un final a la película muy épico y bien traído.

Nada nuevo en el horizonte, ni falta que hace, no necesitan inventos raros para contar una historia real. Buena recreación, sobre todo merece destacar la fotografía que te mete en la época y un acercamiento a la figura del mito que, como siempre me pasa, me dan ganas de ver documentales sobre su vida y más películas similares. Spoiler: me he visto del documental sobre los Beatles rodado por Ron Howard Eight days a week en el que hablan de la pena que les da Elvis por estar tan solo y ellos ser 4 y el biopic de Aretha Frankin: Respect en el que los hechos y personajes históricos que aparecen son los mismos que con Elvis. La estructura de la película, la mismica.

Y para acabar, os cuento la curiosidad personal sobre esta película, que fui a ver al cine, a la misma sala en la que estaba, solo separado de mi por el pasillo, el rey del RockandRoll español, la estrella patria con la que más pega ver esta película. Nada más y nada menos que Loquillo (andaba de concierto por estas tierras estos días). No le pregunté por sus sensaciones al salir, porque no soy dado a atracar de esa forma a la gente famosa, pero estubo las 2 horas 40 minutos con su cara de póker, así que ni idea de si le gustó.

Nuestra puntuación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: