Estoy Pensando en Dejarlo (Charlie Kaufman, 2020)

Esta no es una película para todos los públicos. Para los que no tengáis en mente la filmografía de Kaufman como director y como guionista, os diré que sus películas no son lineales al uso y lo que sucede no se entiende sin más, dejándose llevar. Cada elemento, cada escena y cada personaje tiene un simbolismo más allá de lo obvio, que en ocasiones, hay que decir que lo obvio no existe y no se entiende muy bien lo que sucede o lo que se está expresando si no se piensa sobre ello.

En fin, que nos encontramos con escenas surrealistas pero rodadas de forma muy realista en este caso.

Historia de Estoy Pensando en Dejarlo

Estoy pensando en dejarlo se divide principalmente en tres partes. En la primera la protagonista y su novio, con el que apenas lleva unos meses, se embarcan en un viaje en coche a conocer a los padres de éste. Sí, eso supone un paso adelante en la relación, pero ella está pensando en dejarlo y en su mente se agolpan ideas encontradas entre lo que va a hacer y lo que quiere hacer. Esta parte de la película es un diálogo muy profuso entre ambos, con la voz en off de los pensamientos de la chica (cuyo personaje tiene diferentes nombres a lo largo de la película) que le asaltan a cada momento.

En la segunda parte de la película llegan a la granja en la que viven sus padres y ahí, en cuanto entran a la casa, lo que en principio parece una visita de cortesía a unos padres con los que Jake, el novio, no se lleva demasiado bien, se convierte en un surrealista ir y venir de épocas, momentos de la vida de la familia y un sin fin de escenas en las que la continuidad temporal desaparece y la chica va viviendo entre confundida e impaciente por salir hacia la ciudad.

Finalmente, tras un pequeño trayecto en coche y una parada para comprar un helado en medio de un temporal de nieve frío, desembocan en el viejo instituto en el que Jake estudió para acabar de completar la parte incomprensible de esta historia y ver el final de la pareja. No sin antes ver una larga escena de baile en la que unos dobles cuentan también la historia entre ellos y el bedel del instituto.

Significado de Estoy Pensando en Dejarlo

Lo que se cuenta en imágenes es muy diferente de lo que quiere expresar. Más que nada porque no es una película que se exprese de una forma convencional. Es más como un cuadro abstracto, no como los que pinta la protagonista, que son paisajes realistas, pero que quieren expresar sentimientos.

En ese sentido hay una escena que viene muy a cuento del sentido de la película. El padre de Jake le dice que si en los cuadros que ella pinta no hay una persona que exprese ese sentimiento, él no entiende lo que quieren expresar. Ella le responde que se imagine en ese paisaje, sentado viéndolo y piense en lo que le hace sentir, pero para él eso es demasiado.

Creo que esta película se entenderá de una forma y otra en función de tu estado de ánimo en el momento en que la veas, de que puedas empatizar con sus personajes de una forma u otra y de que te metas en la trama dándole un sentido. Por eso cada cual verá una película diferente o verá en ella un auténtico rollazo si no logra encontrarle un sentido simbólico más allá de las imágenes.

¿Charlie Kaufman no está Pensando en Dejarlo?

Si hace no mucho con Las Leyes de la Termodinámica os decía que Mateo Gil me gusta más como guionista que como director, con Charlie Kaufman me pasa lo mismo. Ambos empezaron escriendo y lo hicieron muy bien y quizás la dirección se la deberían dejar a otros que les entienden muy bien (Alejandro Amenábar y Spike Joze respectivamente, por ejemplo).

Synecdoche tampoco me gustó y Anomalisa no la he visto, pero me gustaron mucho más Como Ser John Malkovich, Adaptation (El ladrón de Orquídeas), Olvídate de mi, o Confesiones de una mente peligrosa, en los que Kaufman fue guionista y dejó la dirección a otros.

Opinión de Estoy Pensando en Dejarlo

Si habéis llegado hasta aquí, os gustará saber lo que me ha parecido a mi esta historia, de qué creo que trata.

Tras darle unas vueltas y pensar un poco sobre ello, creo que esta comida de coco metafísica de Kaufman nos habla de las decisiones no tomadas.

La protagonista cuenta varias veces cómo se conocieron y cada una de ellas es una forma diferente. Además su primer pensamiento es que está pensando en dejarlo, el título de la película no deja lugar a dudas que esa es la clave, porque es algo que piensa, a lo que da vueltas pero no llega a hacerlo. Esto demuestra la personalidad poco fuerte de la chica y el hecho de dejarse llevar y no tomar su vida por las riendas y llevarla a donde quiere.

Cuando está en la casa con los padres va viendo todo lo que sucederá en un futuro con su vida en común con Jake y su familia. No le agrada, pero no hace nada por evitarlo. Sigue pensando solo en salir de allí, que es algo que es lo que desea hacer en ese momento, pero tampoco lo hace.

La forma en que se conocieron cuando se lo cuenta al bedel en el instituto es la forma en que parece que realmente ocurrieran las cosas. Realmente no quería estar con Jake, pero se dejó llevar. En la folclórica escena del baile se muestra, como podría haberse librado de él, o como le gustaría a ella que sucedieran las cosas aunque no sea real, por eso la trama se escenifica en forma de baile, porque es solo un teatrillo, no es real. Que el bedel intente abusar de ella y al defenderla Jake acabe muerto sería la única forma de librarse de él. Sabe que si depende de ella, como siempre, no lo hará.

Pero no lo hace y su vida acaba envejeciendo junto a él. Le gustaría que esa vida fuese feliz y él acabase ganando el Nóbel de física y agradeciéndoselo al recoger el premio, pero otra vez lo hace en forma de musical, no es real. A él le encantan los musicales y por eso ella ve las cosas imaginarias en forma de musical, pero es algo que no va a suceder.

Tampoco es física, pues tendría que haber luchado contra el machismo imperante en la profesión, sino camarera. Tampoco son suyas las poesías o los cuadros que creía pintar, ya los ve en la habitación de Jake y solo es algo que ha ido absorbiendo en la vida monótona y rutinaria que ha pasado junto a él y que le gustaría que hubiera sido de otra manera.

Pero quizás nada de esto sucedió en realidad, porque la escena final del coche cubierto por la nieve nos da a entender que los protagonistas han podido morir allí, o al menos no han salido del instituto, del que si lo ha hecho habiendo perdido la cabeza el conserje.

Escenas como la de la bajar la escalera que se repite, la de la caja llena de envases de helados nos dan a entender que ella ha intentado salir de esa espiral muchas veces, pero nunca lo ha logrado. Que él en ocasiones parece que puede escuchar sus pensamientos, también nos da a entender que esta historia no es real, que esté solamente en la mente de ella. ¿De ella, o de él?

Explicación de Estoy Pensando en Dejarlo

Y entonces entendemos la historia. El protagonista realmente es Jake. Él se ha inventado esa novia perfecta que presentar a sus padres, con la que comparte aficiones y que la comprende también bien. Con la que inventa posibles formas en que se conocieron y sus posibles gustos y destrezas. Es física como él, le gustan los poemas que él lee, pinta los cuadros que él tiene en la casa. Está hecha a su imagen y semejanza y creada a base de las cosas que no han ocurrido en su vida. Ella también se crió en una granja, en un momento dado su foto de pequeña es la foto de él. Al conserje le cuenta que estaba en un bar con su novia, en una lapsus de querer contar la historia de ella cuando realmente la cuenta él. Y las zapatillas del conserje son las zapatillas de él.

Porque él tampoco llegó a conseguir nada de lo que le hubiera gustado, él es el conserje, él mató a ese chico en el que se podía haber convertido y llegando a su muerte, envuelto en la locura ve un final ganando el Nobel que podría haber sido uno de los finales posibles y deseados, pero como los cerdos de la granja que no se movían de sus sitio y estaban infestados de gusanos, morirá de una manera triste y para no recordar.

Kaufman da los giros de guión de forma que tienes que pensar para llegar hasta ellos. No es tipo el Sexto sentido o El Club de la lucha, pero bueno, si llegas a ello, te gusta un poco más la película y el tiempo invertido en verla no parece malgastado.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: