Hairspray crítica película

Hairspray cartel peliculaDirección: Adam Shankman.
País: USA.
Año: 2007.
Duración: 117 min.
Género: Comedia dramática, musical.
Interpretación: John Travolta (Edna Turnblad), Michelle Pfeiffer (Velma Von Tussle), Amanda Bynes (Penny Pingleton), Queen Latifah (Motormouth Maybelle), Christopher Walken (Wilbur Turnblad), James Marsden (Corny Collins), Nikki Blonsky (Tracy Turnblad), Zac Efron (Link Larkin), Brittany Snow (Amber Von Tussle), Elijah Kelley (Seaweed), Allison Janney (Prudy Pingleton), Taylor Parks (Little Inez).
Guión: Leslie Dixon; basado en el guión de John Waters para su película «Hairspray» (1988) y en el musical de 2002 con libreto de Mark O’Donnell y Thomas Meehan.
Producción: Craig Zadan y Neil Meron.
Música: Marc Shaiman.
Fotografía: Bojan Bazelli.
Montaje: Michael Tronick.
Diseño de producción: David Gropman.
Vestuario: Rita Ryack.

Cuando un musical divierte y entretiene ha cumplido sus objetivos. Hairspray fue llevada al cine en los 80 por John Waters (el creador de ese engendro llamado Pink Flamingos, que tuve la desgracia de ver en un maratón de cine, el Festival Actual que se celebra a comienzos de año en Logroño). Lo que hace de esta película un entretenimiento puro y duro es lo bien hechos que están los números musicales, cada uno de ellos es diferente y se realizan en diferentes escenarios, sea sobre una pista de baile o entre tendederos de ropa y van como anillo al dedo para contar lo que sucede en cada momento.

La protagonista es una joven oronda, que rompe con los moldes clásicos de la belleza convencional. La joven es una apasionada del baile, así que junto a la gente negra, en el aula de castigo, se desata, cimbrea su cuerpo como una espadaña, y deja locos a todos los que la ven. Su objetivo es convertirse en miss laca, y ocupar un puesto como bailarina en un programa televisivo.

Tracy y LinkA ese loable afán se añade el problema racial, en esos años en los que como el aceite y el vinagre, unos debían estar separados de los otros, los blancos de los negros y la joven arriesga su potencial carrera artística como bailarina a cambio de reivindicar iguales derechos para los negros, los cuales al menos bailando les dan mil vueltas a los blancos.

Las adolescentes se volvieron locas con la aparición de Zac Efron (el nuevo icono adolescente), enamorado de la joven. Nos ofrece alguna canción y muestras de su buen hacer como bailarín. En el elenco podemos disfrutar de la deliciosa Michelle Pfeiffer, como la pérfida presentadora del programa musical, de actores vistos en otras lindes, como Christopher Walken estupendo en su papel de hombre ingenuo y también bailarín.
Mención aparte para John Travolta, caracterizado de mujer, con unos cuantos kilos de más, pero aún así reconocible, que también se marca unos bailes, y funciona como gancho comercial, lo cual supongo que compensará las horas que cada día debía pasar maquillándose.
La gran victoriosa de este film es la actriz, que encarna a la joven Tracy Turnblad (Nikki Blonsky), soberbia en su papel, la cual nos lleva de la mano por diferentes ambientes y nos sumerge de lleno plenamente en la historia.

Hairspray es divertidísima, tiene un ritmo endiablado, los números musicales son una gozada, un prodigio de energía y vistosidad, las interpretaciones son estupendas, la puesta en escena soberbia, con un buen diseño de producción afanado en lograr la recreación de los años 80.
Me he llevado una muy grata sorpresa con el visionado de la misma, y hará las delicias de muchos, no sólo de aquellos adictos al género musical.

Advertisements

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: