La cueva (Alfredo Montero 2014)

La cueva cartel pelicula

Película: La cueva. Dirección: Alfredo Montero. País: España. Año: 2014. Duración: 76 min. Género: Terror. Interpretación: Marcos Ortiz, Marta Castellote, Eva García Vacas, Jorge Páez, Xoel Fernández. Guion: Alfredo Montero y Javier Gullón. Producción: Alfredo Montero y Marcos Ortiz. Música: Carlos Goñi. Fotografía: Alfredo Montero. Montaje: Alfredo Montero y Nacho Ruiz Capillas.

La cueva es una película española estrenada este año que es terrorífica.

Cinco jóvenes, tres chicos y dos chicas se van de vacaciones a Formentera, allí plantan sus tiendas de campaña y uno de ellos ve la entrada a una cueva. Como si de un juego se tratara los cinco entran en su interior, van avanzando y de repente se dan cuenta de que no saben encontrar el camino de salida.

A partir de ahí, durante una hora (la película dura 76 minutos), vemos el intento de todos ellos de salir de la cueva y sobre todo de hacer frente a la soledad, al miedo, al frío, a la oscuridad, a la sed, al hambre. A medida que pasan los días la suma de todos elementos adverson se convierte en una olla a presión y cada cual buscará entonces sobrevivir a cualquier precio.

Lo visto parece un revoltijo de imágenes vistas en películas como The descent, Rec, La Bruja de Blair, Burried, y como lo que vemos es lo que graba uno de los jóvenes, un Tarantino en ciernes, las imágenes son deudoras de un pulso nervioso, acelerado, oscilante, como si lo mal que lo están pasando todos ellos se mostrase en el filmar, caótico, atolondrado, lo que resulta agobiante y asfixiante a más no poder.

La cueva

No destripo el final para animaros a verla. Si The descent o Buried eran asfixiantes, La Cueva, además es terrorífica, bruta a más no poder, con unos toques gores hiperrealistas que te dejan de piedra, al tiempo que te hacen replantearte qué haces viendo algo tan salvaje y violento. Lo más jodido de todo es que esto que vemos en la pantalla puede pasarnos en cualquier momento

Alfredo Montero
Alfredo Montero

Película de bajo presupuesto, rodada por Alfredo Montero, que aprovecha bien sus recursos, para en 76 minutos ofrecer una de las películas más terroríficas que uno haya visto nunca. El cine español, sigue pues, tras El niño y La isla mínima (que la reseñaré mañana) ofreciendo productos fílmicos interesantes, que deberían llevar a la gente al cine en masa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: