Mente criminal crítica película

Una mente criminal cartel películaDirector Gregory J. Read
Guionista Gregory J. Read
Año: 2006
País: Australia, Reino Unido
duración: 110´
Productor Jonathan Shteinman
Música Carlo Giacco
Montaje Mark Warner
Elenco: Toni Collette Sally Rowe
Eddie Redmayne Alex Forbes
Tom Sturridge Nigel Colby
Cathryn Bradshaw Helen Colbie
Richard Roxburgh Sn. Dt. Martin McKenzie

Los libros dedicados a los templarios no sólo abarrotan las estanterías de las librerías en la sección de novedades sino que también en ocasiones saltan a la pantalla grande. Apuntar que no estamos ante una película histórica, pero templarios y cátaros salen a colación. Comienza con la detención de Alex un joven acusado de la muerte de otro chico llamado Nigel. Como McKenzie, el inspector del caso tiene una corazonada pero pocas pruebas, le pide a Sally, psicóloga forense que entreviste al joven retenido y le arranque una confesión que le incrimine.

Alex es un chico ladino, inteligente, leído que sabe manejar a Sally desde las primeras de cambio. Su altivez es reemplazada por un victimismo ante el que Sally se erige como principal paladín de su causa. Ella cree en su inocencia y hará más de lo que se presume son las obligaciones de una psicóloga, acometiendo el trabajo sucio a fin de demostrar la inocencia de Alex.

Alex vive en un colegio privado, interno, donde el director del centro es su padre, atento con la educación de su hijo, sabedor de que su retoño necesita disciplina y rigor a fin de no derrochar su potencial. Alex no obstante goza haciendo locuras con otros dos compañeros, hasta que una de ellas se salda con la muerte accidental de su mejor amigo.

Todo cambia en la vida de Alex cuando como compañero de cuarto le plantan a Nigel, un joven retraído, de rostro pálido y mirada perturbadora, cuya afición principal es la taximerdia, llenando el cuarto con animales disecados. Entre Alex y Nigel surge una relación especial, no sexual, ni fraternal sino otra cosa, donde el destino según Nigel tiene preparados para ellos dos grandes proyectos.

Se nos cuenta la historia con sobriedad, la fotografía es oscura, los paisajes son lluviosos y grises, en consonancia con esa lujosa cárcel de piedra que hace las veces de colegio. No hay efectismos, ni ritmos acelerados, algo habitual del cine de suspense, que anhela la taquicardia constante, lo cual es de agradecer, porque su ritmo calmo, que no mortecino, hace que la historia avance, encadenando flash-back, alternando las escenas del interrogatorio de Sally a Alex, con los hechos que se han ido sucediendo hasta el momento en que Alex se ve detenido. Finalmente habrá un salto adelante en el tiempo de 9 meses, donde se resolverá el misterio, que por otro lado ya intuimos porque tenemos las pupilas curtidas en tramas parejas.

Entre los rostros conocidos el de Toni Collette como Sally que no brilla en demasía. Los más turbadores del elenco son la pareja protagonista, tanto Eddie Redmayne (Alex) como Tom Sturridge (Nigel), ellos son los que se llevan el gato al agua, los que sostienen la historia y aportan el misterio, y desagrado a la misma.

Data del 2005 y no sé ni si se llegó a estrenar en España. No ofrece grandes sorpresas, pero unas interpretaciones correctas y una narración firme (que a veces resulta enredada por los saltos temporales adelante y atrás) hace de Mente criminal una película que ni se pitorrea de la inteligencia del espectador, ni colmará tamoco sus anhelos de saber. Queda por tanto el goce estético y la recreación del mal con la campiña de Yorkshire como telón de fondo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: