Minutes (The minutes collection, Jim Cummings, 2017)

Película indy de esas que no vais a ver en la cartelera y casi diría que ni de madrugada en alguna cadena de televisión minimalista. Es una película festivalera que causó expectación en Sundance, así como su director Jim Cummings, pero de las que no tienen mucho recorrido comercial.

Pero para eso tenemos a Filmin, donde sí la podéis disfrutar, en Versión Original.

Estamos ante una colección de episodios que me ha recordado mucho a la serie francesa también estrenada en filmin El Colapso.

Minutes comparte con esa serie el tratarse de 6 episodios, independientes entre si aunque nos la vendan como unas vidas cruzadas, porque la relación entre personajes en cada uno de ellos con los de otros es prácticamente inexistente.

Pero donde más similitud encontramos es en que cada uno de ellos está rodado en un único plano secuencia, siguiendo al personaje protagonista en sus devaneos. Esto ya lo he dicho otras veces, nos mete en la acción, nos acerca al personaje y nos tiene en tensión. Es más difícil de rodar, desde luego, pero merece la pena por el resultado.

También nos la venden como comedia y ese es el estilo con el que está rodado. Podríamos hablar de comedia ligera, comedia de situación, ya que las situaciones en las que encontramos a los personajes en ese ratito de su vida que comparten con nosotros es no tan solo cómico, también caótico y hasta vergonzoso.

Minutes
Minutes

En la primera de las historias nos encontramos a un profesor de un colegio en una esperpéntica reunión de padres que intenta encarrilar sin conseguirlo. Real como la vida misma. No me he dado cuenta hasta la hora de empezar a escribir esto de que este episodio también estaba rodado en forma de comedia.

La segunda historia es la que me ha parecido más floja, se trata de una familia que no se llevan muy bien y se reencuentran en casa de la madre para la comida navideña. Bastante tópico y sin historia interesante.

En la siguiente seguimos a una chica desaliñada a la que de repente le da por asaltar una pequeña tienda a punta de pistola. A la chica no se le ven muchos dedos de frente, eso unido a que el dueño tiene una ballesta, hará que la cosa no vaya nada bien para ella, pero casi diría que hasta mejor de lo esperado. El final con ella entrando al coche patrulla es antológico.

La cuarta tiene mucho ritmo, a pesar de ocurrir en un pequeño espacio, el comedor de un restaurante donde el protagonista es el encargado. Exnovias, clientes de todo tipo, compañeros desastrosos y trabajo a tope. Y una llamada para sustituir en una obra de teatro al protagonista. Este actor trabajando de camarero, muy tópico, tiene su gracia según se va desquiciando.

La siguiente es muy graciosa y surrealista. Va sobre 3 fumetas en una furgoneta a los que les para la policía. El alucinado viaje de la protagonista, que vemos con su perspectiva, es de lo más loco.

Para acabar vemos el intento de hacer un monólogo de un nativo americano en un barucho de carretera. Es irónico que sea la menos graciosa, pero así es. Supongo que está hecho a propósito.

Hay que verla por el alarde técnico que me parece siempre esto de los planos secuencia, merece la pena aunque os adelanto, spoiler, que no cambiará vuestras vidas.

Os dejo el trailer donde se ve muy bien lo desquiciado de los protagonistas y la forma en que está grabada.

Nuestra puntuación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: