Whiteout

Whiteout cartel películaDirección: Dominic Sena.
País: USA. Año: 2009. Duración: 101 min.
Género: Thriller, acción, suspense.
Interpretación: Kate Beckinsale (Carrie Stetko), Gabriel Macht, Alex O’Loughlin, Tom Skerrit, Columbus Short, Shawn Doyle, Patrick Sabongui, Nicolas Wright, Bashar Rahal, Sean Tucker, Alexander Bisping, Julian Cain.
Guión: Jon Hoeber, Erich Hoeber, Chad Hayes y Carey W. Hayes; basado en la novela gráfica de Greg Rucka y Steve Lieber.
Producción: Susan Downey, Joel Silver y David Gambino.
Música: John Frizzell.
Fotografía: Christopher Soos. Montaje: Martin Hunter.

Whiteout me ha dejado muy frío. Lo sé es un chiste tan malo como lo es la película que nos ocupa, la típica donde el guión puede escribirse en una servilleta, lo cual no siempre es negativo, si nos encontrásemos ante una película sensorial que tratara de explicar el mundo con imágenes, lo cual no es el caso, porque lo aquí se nos ofrece es un producto de acción manufacturado sin la menor dedicación, ambientando en un ambiente inhóspito, helado, atiborrado de nieve, en una estación científica sita en la Antártida donde reina el silencio, sin árboles, ni vida animal alguna, donde de la noche a la mañana la paz sepulcral se verá alterada merced a una serie de asesinatos, que la agente marshall protagonista tratará de esclarecer.

En un ambiente tan mínimo y opresivo, con tan pocos personajes en liza, y tan desdibujados, no se tarda mucho en descubrir quién es el asesino, ni que motivaciones le mueven (o se o presumen porque casi todos los asesinos y delincuentes beben de las mismas fuentes del mal).

Ante semejante paquete de película no entiendo cómo hay productores dispuestos a poner dinero para sacar adelante proyectos tan vacuos como este, y aún menos como actores populares como Kate Beckinsale (Carrie Stetko), Gabriel Macht, se embarcan en semejante thriller, que ni logra transmitir la ansiedad que puede provocar en el ser humano la experiencia de vivir en un ambiente tan extremo, ni conmovernos lo más mínimo con los problemas previos de Kate, que no ve el momento de contarnos lo mal que lo pasó en el pasado, explicándonos por qué está donde está, recurriendo a continuos flashback, ni intrigarnos con la identidad del asesino. La historia no tiene la menor chispa, todo se rueda de manera patatera, la falta de presupuesto, se nota en ciertas secuencias, donde la nieve en polvo (que se ve que es más falsa es tan intensa que no nos enteramos de nada cuando sucede.

Comentaba ayer que Killing Room era mala, una pérdida de tiempo. Whiteout le va a la zaga. Pienso en Máximo riesgo, y comparada con Whiteout me parece un peliculón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: