Dark Tercera Temporada

Sí, lo he conseguido. He terminado de ver la tercera y última temporada de Dark, la serie alemana de Netflix, sin que me reventase la cabeza. Algo que no es sencillo.

Cuando comienzas con la primera temporada de la serie, la cosa es bastante sencilla. Los saltos temporales son entre 3 épocas, separadas por 33 años y cuando cambian de una a otra lo hace metiéndose por un túnel. Sencillo de seguir. Además el leitmotiv de la serie en un principio parece ser la desaparición de Mikel, algo también fácil de entender.

Pero cuando la serie avanza la cosa se va complicando. Las épocas ya son más de 3, los saltos temporales se hacen con diferentes máquinas y desde diferentes lugares y en esta tercera temporada ya entran en juego las diferentes dimensiones, los diferentes mundos. De Mikel hay algún momento que ni nos acordamos. Intentan que los personajes se diferencien por el color de pelo pero ni con esas es fácil seguirlos, ya que diferentes actores y actrices los interpretan en diferentes edades y como muchos de ellos viajan a otras épocas, su edad no se corresponde con la de la época en la que están, así que el lío está asegurado.

Es una serie para ver, es difícil escribir sobre lo que sucede, así que no voy a contar su trama, aunque la he entendido [carcajada general entre el público] y es muy difícil de expresar. Pero creo que para disfrutarla no hay que comprenderlo todo, algo que además es casi imposible.

El fondo existencial y científico que tiene no es apto para mentes dispersas, pero se puede disfrutar igualmente de ella. Sí que he decir que la complejidad llegados a la tercera temporada se incrementa de forma considerable. Los mismos personajes muriendo pero volviendo a hacer las cosas porque, como el gato de Schodriger tienen una existencia paralela que les mete en un bucle infinito que además se mete en varias dimensiones no es algo que conceptualmente sea fácil de asimilar.

Pero la serie hace su magia en el último episodio y esa solución que los implicados llevan buscando una y otra vez a los largo de sus cíclicas vidas parece fácil de entender. Y es en es último episodio donde, manteniendo el espíritu sosegado de la serie y dando una vuelta de tuerca al tema de los viajes interdimensionales y temporales, se da un cierre a la trama que tiene mucho sentido y está muy bien llevado.

Juro que pensé que esto iba a acabar siendo un sueño de Resines o que estaban muertos desde el principio o que todo iba a acabar con un fundido a negro pero no, el final me ha gustado. Me ha gustado menos que liasen todo de la manera que lo han liado, porque hay unos cuantos episodios de esta tercera temporada en que dan vueltas a lo mismo y se entiende más bien poco y lo que es peor, se confunden tiempos, personajes, dimensiones y que ha pasado ya y lo que no pero en líneas generales es una gran serie.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: