Crítica Serie Dark (NetFlix)

Dark es una magnífica serie alemana producida por Netflix, con un transfondo de viajes en el tiempo, más lineales que otra cosa (sin paradojas de por medio), que hace que la acción transcurra en diferentes épocas pero sin que la acción cambie, el destino aparece fijado. Todo ha de suceder como debe, no hay cambios que hagan que la realidad al otro lado del túnel cambio. Al fin y al cabo es una excusa para darle emoción y enrevesar la trama, pero no se trata como en otros casos como algo que haga cambiar el futuro o el pasado. Aquí el destino está marcado en los personajes, y lo que hacen viajando de una época a otra, separadas por 33 años, está predestinado y fijado.

Se han grabado ya dos temporadas y ya está confirmada la tercera, que cerrará la serie. A decir verdad, aún no he acabado de ver la segunda, prefiero hablar de ella y de su estilo antes, para no hacer ningún Spolier significativo.

Es curioso que los personajes en las diferentes épocas, que se repiten y se encuentran entre ellos, están interpretados por actores totalmente distintos. Puede que se parezcan algo físicamente, pero no tanto. Pecas, forma del rostro, un ojo de cada color… pero no es como en Looper, por ejemplo, que fuerzan con maquillaje y lo hace más artificial. Aquí lo hacen todo más natural y te dan las pistas suficientes para saber quien es quien.

Dark Serie Netflix Alemania

En cuanto a la realización, siempre hay momentos meditativos, en los que los personajes se ven reflexionando y la imagen dividida, por ejemplo, que sirven descanso en la acción, nos dan una idea del momento psicológico de los personajes y en algunos casos, incluso, vemos en paralelo, en la misma pantalla al mismo personaje en diferentes épocas, lo que nos sirve también para identificarlos. Es algo original, que no queda como un artificio más, esos momentos le vienen muy bien al flujo de la serie.

Y en cuanto a esto, al flujo, esta serie es muy muy reflexiva. Todo sucede despacio, los personajes hablan poco y son las miradas en muchos casos lo que nos indica lo que sucede. Primeros planos, rostros pensativos, miradas traslúcidas. No esperéis explosiones, grandes diálogos ni explicaciones sobre los viajes en el tiempo super tecnológicas. Las hay pero muy superficiales.

Resumiendo, es una serie que le puede gustar a los que los trasfondos de ciencia-ficción les gusten, pero no tiene nada que ver con eso, que es una excusa como decía para hacer más complicada la trama y enrevesar a los personajes. La historia va sobre el destino, sobre la ambición de poder, sobre la familia y la protección buscada siempre entre padres e hijos, sobre las relaciones humanas, y todo ello contando con esa parsimonia que encaja tan bien con los países nórdicos, aunque en este caso, la serie es alemana, la veo encajando más con esa forma de ver la realidad, lenta y reflexiva de países escandinavos, por ejemplo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: