Ejército de los muertos (Zack Snyder, 2021)

La expectación que esta película había generado, o hype, que se dice ahora, estaba por las nubes. Y cuando en el público se generan unas grandes expectativas, o se cumplen, o vienen los palos.

Eso le ha pasado a Zack Snyder, que le han llovido bastantes palos por haber hecho una película (en general, sin el detalle de ser una película de zombies) bastante mediocre. O al menos no ha acabado de dotarla de la diferencia que se esperaba por tratarse de una historia ambientada en Las Vegas y con la planificación de un atraco por medio.

Pero eso sí, también ha recibido alabanzas, sobre todo de los fan boys de Snyder y de las películas de zombies, porque en ese sentido, el director, productor y guionista se ha hecho un Tequila (la banda, no la bebida): yo sé qué es lo que quieren y se lo voy a dar.

En cuanto a si estamos ante una película de atracos, puede ser, pero yo no la he visto. Se inicia con la presentación de los personajes. Una escena de apertura donde se plantea el cómo se ha llegado a una Las Vegas zombie, que no el porqué ni nada más profundo. Seguidamente se va reclutando, al estilo de una película de atracos a cada uno de los integrantes del grupo que va a dar el golpe, pero lo cierto es que me parecen unas presentaciones bastante sosas, no hagamos referencias a las grandes películas del género, porque sale perdiendo y mucho.

Y por tiempo no será, porque la película son más de 2 horas y se pasa más de la primera media con esas presentaciones. En planear el golpe ni eso: entráis (cómo), llegáis al casino (¿cómo?), abrís la caja (¿CÓMO?) , subís al helicóptero con el dinero (¿¡CÓMO?!) y os largáis ( (¿¿¿¿¡¡¡¡CÓMO????!!!!) ) antes de que explote la bomba nuclear en Las Vegas y lo mande todo a hacer gárgaras.

La parte de zombies sí que están bien hechos. He visto el documental de cómo se hizo, que ahora se llaman Making of y el propio Zack Snyder o alguien de su equipo se autoproclama como el relanzador de los zombies. No voy a ser yo quien le lleve la contraria. Tras la pérdida de George A. Romero alguien tendrá que coger ese título de rey de los zombies. Snyder vuelve a este mundo 17 años después de su Amanecer de los Muertos. Por el camino se ha entretenido con títulos como 300, Watchmen o las películas de superhéroes de las que también es un adalid.

Centrándonos en la parte «zombie» de la película, lo que sí está muy hecha es la reconstrucción digital de Las Vegas, una ciudad postapocalíptica después de lo sucedido. Las ruinas de los casinos y la caída de ese imperio de la banalidad y el dinero que representa Las Vegas, venida abajo es muy representativa. Y aunque esta vez no le haya tocado a la ciudad de Nueva York, que bastantes veces la ha destruido el cine, sí que su icónica estatua de la libertad aparece varias veces en la película, debido a su reproducción de Las Vegas, convenientemente mutilada, pero aún conservando su simbolismo.

En fin, si estáis dispuestos a verla, seguro que es porque vais a encontrar en ella la que buscáis. Sino, como en el amor, si tienes dudas, es que no la quieres.

Nuestra puntuación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: